El existencialismo es una corriente filosófica cuyo presupuesto principal es que lo único que puede darle sentido a la vida de un individuo es solo lo que él elija según su criterio. Los existencialistas proclaman que la vida no tiene sentido a priori; debido a esto, la única respuesta valida por la finalidad de la existencia es la que cada individuo particular escoja.

Las películas existencialistas suelen ser particularmente interesantes porque todos hemos pasado por reflexiones similares a las que tienen sus personajes. Por esto es útil analizarlas.De esta manera, se rechazan las respuestas enlatadas que suelen dar muchas religiones. Como por ejemplo las que intentan determinar la naturaleza del ser humano: que si los humanos son inherentemente buenos o si son malignos. El existencialismo argumenta que no existe la naturaleza humana sino la condición humana. Un individuo resultará bueno o malo dependiendo de sus condiciones de vida y de sus elecciones, sin dejar de tomar en cuenta la relatividad que se presenta a la hora de definir estos dos conceptos morales.

El origen de esta tendencia es controvertido. Algunos afirman que se originó en los escritos de Kierkegaard, otros señalan a Heidegger como el primer existencialista. Sin embargo, algo que caracteriza a todos los existencialistas es que el ser humano debe encontrar la propia e individual razón para su existencia, o como decía Kierkegaard: “Debo encontrar una verdad que sea verdadera para mí… la idea por la que pueda vivir o morir”

La importancia de la muerte en la vida del hombre es clave para entender el pensamiento existencialista. El hecho de que la vida no sea eterna crea una ansiedad inherente en los seres humanos, un vacío que deben llenar con significado para sentirse realizados. También, como decía Sartre, estamos condenados a una libertad absoluta, a tener que escoger nuestro siguiente paso, constantemente hasta la muerte. Nuestra mortalidad es uno de los temas de más importancia en la filosofía existencialista.
Leer más